junio 08 2017 0Comment

Las claves para comenzar a reciclar en tu hogar

El ser humano genera grandes cantidades de basura diariamente, desde las actividades industriales y agrícolas hasta las más cotidianas. Ante esto, un cambio en nuestro estilo de vida se presenta como una solución viable para contribuir a la conservación de los recursos que nos brinda la tierra.

 

Ante ello, el reciclaje consiste en aprovechar el ciclo de vida útil de los residuos sólidos, y se muestra como una actividad sencilla que -al realizarse de manera consistente- puede resultar realmente beneficiosa para el hogar en muchos aspectos, especialmente al proporcionar una base para la educación de la conciencia ambiental desde el ambiente familiar.

 

Para comenzar a reciclar en casa, es necesario desarrollar tres aspectos de forma sistemática habrán de mantenerse con la colaboración de todo nuestro núcleo familiar, dado que todos generamos una determinada cantidad de basura. Estos aspectos son la recolección de la basura, la reutilización de la basura y la minimización de la basura.

 

1. Recolección de la basura

 

El método de recolección selectiva se realiza a través del uso de varios contenedores que permiten recoger separadamente el papel, el vidrio, los plásticos, el metal y otros residuos.

 

  • Envases: todo tipo de plásticos como botellas, vasos, bolsas, bandejas, igualmente latas.
  • Papel y cartón: envases de cartón como cajas y material de embalaje, los periódicos, papel escrito, revistas, papeles de envolver, etc. Si poseen restos de residuos orgánicos, como los envases de comida o las servilletas, estos se ubican en otro contenedor.
  • Vidrio: residuos de vidrio, excepto aquellos envases que estén rotos o tengan residuos de otro tipo, como los frascos de medicamentos.
  • Materia orgánica: desechos orgánicos como los de la cocina y el jardín.
  • Otros: residuos tóxicos o no reciclables como insecticidas, pilas o baterías, aceite comestible o aceite de vehículos, jeringas, latas de aerosol, medicamentos caducados, etc. Estos han de ser desechados bien sellados para ser transportados a centros especiales de recolección.

 

2. ¿Qué hacer con la basura reciclable?

 

En este punto es donde habrás de dar rienda suelta a tu creatividad para encontrarle un nuevo uso a los desechos reutilizables que, desde luego, vas a reciclar en casa. Además, ya que propicia el uso de habilidades artísticas, resulta ideal para realizarla con ayuda de los más pequeños de la casa.

 

Los envases -bien sean de vidrio, metal, cartón o plástico- son de gran utilidad en jardines, decoración y almacenamiento. En cuanto al papel, existen diversas maneras de utilizarlo, desde la confección de sobres y libretas hasta la fabricación de papel de forma artesanal.

 

Con la materia orgánica se realiza el “compostaje”, una mezcla de materia fermentada que se puede usar para abonar la tierra del jardín. Para que se pueda utilizar sin problemas en usos biológicos, es fundamental que la materia orgánica no llegue contaminada con sustancias tóxicas.

 

Recordemos que, en un inicio, no tendremos la capacidad para reciclar en casa todos los residuos que generamos, pero podremos reducir considerablemente la cantidad de basura que enviamos a la calle, lo que ya es un gran aporta al medioambiente.

 

3. Minimizar el volumen de la basura

 

El disminuir los volúmenes de basura de nuestra sociedad es vital para ayudar a reducir y combatir la contaminación. Existen distintos cambios en los hábitos de consumo diario que pueden favorecer este punto, tales como:

  • Llevar consigo al mercado bolsas de tela y evitar las bolsas plásticas.
  • Evitar comprar productos con envoltorios, cajas o empaques que sean excesivos o innecesarios.
  • Reducir el consumo de objetos desechables.
  • Reducir el consumo de objetos de plástico, goma o caucho.

 

De ahora en adelante, tu consigna -y la de toda tu familia- deberá ser: ¡recicla, reutiliza, reduce e inventa!